Venezuela dejó atrás sus temores y sacó su casta ante Argentina

La adversidad para la Selección Nacional de Baloncesto de Venezuela, es sinónimo de grandeza cuando en ocasiones llegas con limitaciones como no tener una liga, no tener ritmo de juego, y tener un seleccionador nacional que debe dar un tratamiento especial a sus convocados.

El mundial pasó con un resaltante puesto 14° y a muchos se le olvidó, lo que venía: eliminatoria Americup 2021, y repechaje olímpico rumbo a Tokio 2020, que por cierto será en Lituania. La euforia de unos, colmó las primeras planas de los grandes medios, pero muchos solo se acuerdan de que el quinteto nacional compite y brinda alegrías.

No quiero amargar a nadie con estas lineas, que me atrevo a describirle. En mi caso, me siento satisfecho por el resultado mostrado ante Argentina, pero los tiempos son cortos y las alegrías también, el segundo juego a tan solo dos días es algo que todavía está latente y este grupo buscará seguir dejando temores y sacar casta ante adversidades.

Argentina, si Argentina. Nadie contaba con que el equipo de Sergio “Oveja” Hernández fallara en momentos cruciales y que además, fallaría en el manejo de un marcador como pasó en el lauro de los venezolanos. Los albicelestes, llegaron al juego con un plan de renovación, e incorporaciones que ya han lucido la camiseta sureña, si revisas sus números, encontrarás algunas imperfecciones, que castigan sus pergaminos formativos. De las derrotas también se aprende y en el caso nacional no se puede confiar.

Fernando Duró nos da lecciones

En el juego ante Argentina se demostró, que Fernando Duró nos sigue dando lecciones. En enero conversé con él y me comentó algunos detalles sobre su plan, y que por su puesto algunos ya conocen. En fin, dos grupos y el fantasma de no tener una liga. Eso a Duró le atormenta y aún así se la banca como dicen allá y resuelve como se dice acá. Ellos tienen todo, me indicó y se refería a Oswaldo Narváez. Dos grupos y buscar un juego, ese era el plan denominado: “mezcla”.

Esa mezcla, era la sapiencia de traer a jugadores que juegan ligas foráneas y los jóvenes que partirán en la LED 1. Juntarlos, ver que pasa y que labren su experiencia, el roce necesario para formar y matizar. Duró sabe su apuesta y es que también es necesaria esa apuesta.

Renovar, es complicado con tanta incertidumbre y especulaciones, pero aún así, se ganó convincentemente. Triunfo que deja al quinteto nacional con su primer lauro y aprovechando, las falencias del rival. Argentina llegó con un núcleo de jugadores de su liga y que tiene en el lomo más de 50 juegos, mientras que en la acera del frente, casos como el de Anthony Pérez son predominantes al no jugar desde China 2019, por solo mostrar un ejemplo.

El juego triunfal

El conjunto nacional, salió a por todas. Algunos dirán en donde juegan esos jugadores venezolanos o en que liga, pero no es así. Venezuela entró en ritmo desde el primer instante y se amparo en un fenomenal juego de Michael Carrera, que juega en Alemania (Brose Bamberg, Hamburg Towers).

Además, en ese primer cuarto los criollos solo fallaron en el cierre para estar abajo 21-20. Un alto porcentaje en lanzamientos de campo y cestas triples, más el dominante Carrera que salió restando 5:06 por 2 faltas, imposibilitó una mayor cierre. Pero abajo por 4, entró un certero triple del debutante Ernesto Hernández para dejar el score por uno.

Todo marchaba bien y en el trabajo en días posteriores a través de las prácticas efectuadas por Duró, le rendía satisfacciones. Se notó en la transmisión televisiva, que se tramaba algo y pedía que se continuara con el trabajo. Rotar, rotar y rotar, fueron las claves en ese periplo. Cubillán se convirtió en el manejador de tiempos y, siempre que encontró abierto a Carrera, no titubeó en encestar.

Otro acierto vital en el encuentro, fue el de David Cubillán. Horas antes, Fernando Duró habló a una estación radial y afirmó la sensible baja de Heissler Guillent por una lesión en el talón aquiles de su pie derecho. El marabino, también venía de un largo trecho sin jugar y una lesión antes del mundial que lo marginó de la cita. En noviembre, David Cubillán jugó 4 juegos con Fuerza Regia, y desde ese mes, específicamente, no jugaba.

Venezuela cerró magistralmente

Al comienzo del segundo periodo, Venezuela se mantuvo sin la presencia por las 2 faltas de Michael Carrera. Eso lo manejó el estratega argentino con la rotación idónea de Anthony Pérez, Eliezer Montaño y Luis Bethelmy. Se mantuvo cerca Venezuela y los locales sacaron una máxima de 6 y parecía indicar, que el juego se le escapaba, pero puntos en la mano de Cubillán y Hernández no permitirían mayor ventaja para mantenerse abajo solo por dos.

Una brillante actuación del ala-pívot Montaño, al sustituir también a Miguel Ruíz. El oriental capturó 6 rebotes y mantuvo a raya al centro argentino Roberto Acuña, que fue el más destacado por Argentina. Carrera regresó y siguió con su razia de puntos, todo lo que lanzaba entraba para el deleite venezolano y la tragedia local.

El cierre para irse al descanso, fue vibrante y una canasta de Juan Vaulet dejó el marcador 35-31. Venezuela falló en la última posesión, pero ese error sería el único dentro del juego, no se repetiría en su cierre. Un 21-20 más 14-11, fueron los parciales de ambos tramos.

Al regreso, inició una larga espera para ver puntos. Argentina se lleva ese parcial 20-17, dando muestras de que daría batalla hasta el final, y eso se repitió, volviendo al juego, luego de que albicelestes sacarán una máxima de 10.

Michael Carrera y su increible juego

Carrera, siempre Carrera. Hasta en un pasaje del cotejo recibió un codazo que le partió la ceja izquierda. Eso no lo sacaría del juego y estuvo cargando con el equipo haciendo gala de increíbles cestas. También se unió Zamora, que se guardó lo mejor para el clutch. Ernesto Hernández embocaba y Cubillán manejaba todo.

Llegó la victoria, que se cumplió a sangre, sudor y lagrimas. La defensa apareció dejando en el cuarto periodo a Argentina en solo 13 sobre los 26 del bando tricolor. Venezuela dominó los rebotes 50 a 32 y ahí sacó la renta del juego. El buen manejo predominó al cierre para dejar el score final; 74 a 68.

Los datos

El periodista Ricardo Maciñeiras ilustró una grata estadística sobre Michael Carrera y sus últimos encuentro luciendo la vestimenta de la Vinotinto de las alturas.

Esos datos, dan como resultado un resaltante; 23.6 puntos por juego. Siendo para el baloncesto FIBA una grosería agradable. Carrera superó los problemas de concentración y ahora es el principal arma para conjunto nacional. Madurez y equilibrio, son las mejores facetas en su actualidad.

Montaño y Hernández en la historia

Seguidamente, Freddy Chavier nos regaló otro dato de gran valía al manifestar que tanto Eliezer Montaño y Ernesto Hernández, se convirtieron en los debutantes; 226 y 227, luciendo los colores nacionales y haciendo gala de un aguerrido pundonor.

Otro dato que nos aportó Chavier, data sobre David Cubillán. El marabino graduado en la Universidad de Marquete, sumó 470 juegos con Venezuela.

Y redondeó con los enfrentamientos entre ambas selecciones.

Venezuela cerrará su primera ventana clasificatoria Americup 2021 el próximo 23 de febrero frente a Argentina. Dicho compromiso, marcará el regreso de la Selección Nacional de Baloncesto al mítico Poliedro de Carcas. El juego se realizará a las 5:00 de la tarde hora de Venezuela con transmisión exclusiva de Directv.

Texto: William Muvdi

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar