Venezuela se creció en la Atlas Challenge

La Selección Nacional de Baloncesto cerró su tercera y última etapa preparatoria con la obtención del segundo lugar en la distinguida Atlas Basketball Challenge, ahora con los jugadores confirmado por Fernando Duró y esperando su debut ante Polonia en 31 de agosto, revisamos los números que dejó esta fase de preparación.

Venezuela arribó a suelo asiático el 21 de agosto pisando Beijing para luego instalarse en Suzhou, ciudad donde se llevaría a cabo el torneo preparatorio junto a las otras selecciones participantes (Turquía, Grecia, República Dominicana, Senegal, Puerto Rico). Si bien la “Copa Verona” en Italia dejó un balance negativo, Fernando Duró explicaba que luego del quinto puesto en los Panamericanos Lima 2019, medirse ante Senegal, Rusia e Italia, tendría un muy buen efecto en el grupo.

Hubo revancha ante Senegal

El primer juego fue ante Senegal, equipo que derrotó al quinteto nacional en suelo italiano 81-74. Venezuela tomó revancha y venció a los africanos en el primer juego 75 por 69 (23-12 1C, 21-20 2C, 23-27 C3, 15-14 4C) dejando una grata sensación por la mejoría en tiros de campo y lanzamientos triples.

Solo en ese juego, el conjunto nacional tuvo un 36% (15/41) en tiros de campo y un elevado 45.8% (11/24) en triples, dejando atrás el 22% que efectuó en todos los juegos disputados en la Verona Basketball Cup (Senegal 81-74, Rusia 69-54, Italia 72-54). Ante los senegaleses, también se creció desde la línea de la tranquilidad con un 64.7% (11-17). En síntesis, se notó lo que hablaba Duró: “Tener más juegos de preparación nos permitiría estar en mejor ritmo”, como afirmaba luego de los cuatro juegos en Italia.

Por su parte, no podemos dejar de lado la defensa. Venezuela marcó a cada instante a los africanos y los agotó, solo tuvo un titubeante tercer cuarto donde permitió 27 unidades para imponerse. Las pérdidas de balón bajaron y ante este rival se perdieron 14 (en Italia promedió 16), hubo un ascenso claro en ofensiva y la defensa sigue destacando al tricolor patrio, este juego ante Senegal sería de referencia para el resto del torneo.

De igual manera, en lo individual, Venezuela tendría su columna vertebral con Jhornan Zamora tomando 7 lanzamientos triples y encestando 4 (57%), en goles de campo solo falló en una oportunidad 2-3 (66.6%) para terminar como el máximo anotador de la contienda, 16 puntos. Heissler Guillent lo secundó con 15 unidades producto de 3/6 en TC (50%) más 3/5 en C3 (60%) y, Gregory Vargas cerraba el podio con 11 más (4/4 TC, 4/3 TL).

Victoria consagrante ante Turquía

Algunos afirman, que de las derrotas se aprenden y otros aseveran, que las victorias ante equipos top te hacen más fuertes y hasta te fortalecen anímicamente. Eso sucedería ante los turcos, triunfo con autoridad e inesperado para algunos entendidos.

Seguidamente y luego de dos días de descanso, Venezuela pudo contener a los persas e imponerse ajustadamente 71 por 68 (21-13 1C, 18-19 2C, 14-17 C3, 18-19 4C). Si bien la victoria fue cerrada, el primer cuarto de juego fue decisivo para los nuestros y manteniendo los mismos porcentajes de tiro exterior que se obtuvo ante Senegal con un 45% en cestas dobles y en tiros libres tendrían un elevado 85% (17/20).

Además y para sorpresa de algunos, el equipo dirigido por Duró ganaría los rebotes 38 sobre 33 de los turcos, el tema de la altura es cosa de saber trabajarlos. La ofensiva apareció y se juntó con aquella frase “la defensa gana títulos”, eso quedó demostrado y con ese triunfo Venezuela esperó al ganador entre Grecia y República Dominicana.

Los roles ofensivos se mantendrían individualmente para el segundo juego, hasta cuatro jugadores con diez dígitos; Heissler Guillent 13 (4/9 TC, 2/2 TL, 1/5 C3), José “Grillo” Vargas (3/6 C3), Jhornan Zamora 11 (3/6 C3), Néstor Colmenares 10 puntos y 5 rebotes.

Ante Grecia se disminuyó

Los dos primero juegos de Venezuela, fueron excelentemente escauteados y sirvió para lo que será los juegos de primera ronda (Polonia, Costa de Marfil y China) en la Copa del Mundo. Aunque algunos no pensaban en esta buena actuación ante Senegal y la victoria inédita ante Turquía, que contó con toda su arsenal. Cuenta el historiador Freddy Chavier en su libro “La Vinotinto del Basquet”, que la última vez que Venezuela le ganó a un equipo europeo sucedió en las postrimerías del Mundial Argentina 90 cuando se venció a Portugal.

En este juego definitorio, por el Atlas Challenge, se dio lo planteado por Fernando Duró. Continuar con el trabajado, pero no daría efecto en los cuatro cuartos. Grecia no contó con Giannis Antetoukompo y por el lado venezolano, no estarían en play Gregory Vargas y Windi Graterol, ambos recibieron descanso y el entrenador coloco en roster a Edwin Mijares y José Ascanio.  

En la acción de juego, Venezuela intercambiaba puntos con los helénicos y el ritmo de Senegal y Turquía, dejaba la sensación de que sería un buen encuentro para los criollos. Ese lapso quedó 19-20, abajo por una cesta y Jhornan tuvo la última posesión, pero no entró un balón sonando la chicharra. Ese buen juego ofensivo y la excelente defensa, quedaría marginada para el resto del juego.

bajón ofensivo reapareció

Entretanto y aunque el bajón ofensivo del segundo cuarto (06-16) donde Venezuela fue asfixiada por Grecia con puntos en la pintura y la decisiva defensa, los números criollos no fueron los mejores; 28% en tiros de campo, 25.7% cestas triples, pero la evaluación fue más ante un rival que llegaba tiene más cartel y jugadores experimentados en estos eventos internacionales. Marcador final 51-74 (1C 19-20 / 2C 06-19 / 3C 06-16 /4C 12-17).

Jhornan Zamora fue el más destacado con 14 puntos (4/7 C3) y Néstor Colmenares con 11 unidades y 11 tableros. Guillent y Bethelmy, ayudaron con 6 más para cada uno.

Números finales en la Atlas Challenge

Venezuela promedió 65.6 (197) puntos y su rivales le encestaron 70.3 (211). Ese último encuentro ante Grecia que permitió más de 70, solo sería un pequeño aprendizaje para lo que viene, Polonia. Los Guerreros dejaron atrás los 59 puntos por juego encestados en la Copa Verona, siendo una mejoría favorable.

La defensa sigue siendo el pilar. A mi apreciación, el juego ante los helenos era distinto con Graterol y Gregory, pero son cuestiones de brindar descanso y poner a tono al resto de jugadores. La evaluación fue alta en la Atlas Challenge, Venezuela cumplió con 12 juegos de preparación, tres etapas preparatorias y cerró con balance de 4G-8P.

En la Atlas Challenge, resaltó Heissler Guillent quién promedió 11.3 (34) y Jhornan Zamora viene tomando ese rol encestador dejando 10.3 (32). Néstor Colmenares fue el mejor reboteador capturando 6.3 (19) y en las asistencias, Guillent dejó 3 (9) por juego.

Los venezolanos dejaron la mesa servida para el debut, ya instalados en Beijing, tendrá dos días de preparación para el juego ante Polonia en el Wukesong Sport Arena donde buscaran comenzar con pie derecho y brindar una alegría al país.

Texto: William Muvdi

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar