¿Cómo juega Guaiqueríes de Margarita?

Guaiqueríes de Margarita es, sin duda, el principal candidato a alzar el título de campeón de la segunda edición de la Superliga de Baloncesto. En sus 16 encuentros venció y mostró autoridad ante los equipos del grupo B.

Desde antes de que iniciara la temporada, los isleños ya eran noticia. Su primer movimiento fue contratar como entrenador a Nicolás Casalánguida, seguido de hacerse con los servicios de Heissler Guillent. 

El oriundo de Comodoro Rivadavia venía de ser entrenador de Aguacateros de Michoacán por dos temporadas y también cuenta en su CV con dos torneos internacionales de mayores en los que se desempeñó como asistente de la selección de Argentina (FIBA Américas 2009 y Mundial FIBA Turquía 2010). Además, fue seleccionador nacional U19 de su país en 2013.

¿Cómo juegan los equipos de Casalánguida?

Un viejo axioma del deporte asegura que los equipos “son fiel reflejo de sus entrenadores”. En el caso de Margarita, se cumple a la perfección. Casalánguida ha sabido implementar la escuela argentina de baloncesto, rotación de pelota, tiros abiertos y poco forzados, constante movimiento de los jugadores en la ofensiva y las correctas decisiones dentro de la cancha.

Adentrándose en lo que a Guaiqueríes atañe, se evidencia cómo los jugadores cumplen a cabalidad con el sistema ofensivo planteado por el argentino y sus variantes. Aunado a esto, se autodefinen como un equipo intenso en la defensa y agresivo para las oportunidades de contraataque.

Detalles de la ofensiva de Guaiqueríes 

Guaiqueríes no solo se ubicó como el primer lugar del grupo B, sino que también fue el líder de asistencias del torneo con 363 habilitaciones, a promedio de 22.7 por encuentro.

También el equipo de la Isla se caracterizó por jugar con cuatro jugadores abiertos y tan solo un interno en la faceta ofensiva. Luis Carrillo y Francisco Centeno como pivots, en formaciones con Guillent, Gendry Correa, José Ascanio, y Eliézer Montaño como perimetrales.

El conjunto oriental fue el equipo que más puntos anotó en la temporada regular, 1335 puntos. Dejando un promedio de puntos por encuentro de 83,4 anotaciones por encuentro. Si a este dato le faltara algo, fue el segundo mejor equipo del torneo con respecto a puntos permitidos, quedando a un solo (1036) punto del primero (1035), Spartans Distrito Capital.

A continuación, siete jugadas que detallan el sistema ofensivo guaiquerí propuesto por su entrenador Casalánguida.

Jugada “A”

En esta acción, Luis Carrillo (LC) funge como único jugador dentro de la zona al momento de iniciar la jugada. Posteriormente, Gendry Correa (GC) realiza un corto al canasto que sirve como distracción para la defensa y permite a Heissler Guillent salir con más tiempo y libertad de su marca, a la que había hundido.

Al recibir la pelota Heissler Guillent (HG), tiene tiempo y espacio, más a Eliézer Montaño (EM) abierto para tiro de tres. Sin embargo, la jugada continúa con un pick & roll de Carrillo que atrae la atención de toda la defensa de Gigantes al estar en ventaja física contra Edwin Mijares.

Carrillo no solo se convirtió en opción clara cerca del canasto, sino que libera con su movimiento a dos compañeros, Martínez y a Montaño, que termina tomando el tiro de tres completamente solo para Guaiqueríes.

Jugada “B”

Para esta jugada, Casalánguida y Guaiqueríes proponen movimientos constantes que no le permitirán a la defensa rival referenciar a sus jugadores.

Uno de los movimientos más repetidos en las situaciones ofensivas es que Guillent, al dar el primer pase, hunda a su defensor para ir, de nuevo, en busca de la pelota. Dicha acción se ejecuta en la jugada “B”.

Una vez hace esto y recibe la bola, HG hace finta de tiro, de esta manera hace que su defensor salga con mayor velocidad a tratar de impedir el disparo. Acto seguido, Carrillo pone cortina alta a HG para quedarse con un defensor más bajo y crear una situación de ventaja clara en el poste bajo. 

La rotación de pelota sigue hasta que LC esté en posición cómoda para recibir la pelota y explotar esta ventaja para Guaiqueríes.

Jugada “C”

Generar ventajas en duelos 1×1 es una de las claves de las ofensivas del coach argentino. Para la acción que denominamos “C”, los movimientos constantes producen cambios defensivos favorables para los atacantes margariteños.

Eliézer Montaño libera con una cortina a Gendry Correa, que recibe la pelota de manos de Guillent. Instantes más tarde, mientras HG y EM intercambian posiciones, Luis Carrillo coloca cortina alta a GC.

De esta acción se producen, entonces, las siguientes ventajas

  • Carrillo, luego del rol, está con ventaja física en la pintura
  • Montaño está abierto y solo para tomar el triple
  • Correa está en situación de 1×1 ante un defensor, en teoría, más lento (Axiers Sucre)

Al GC no utilizar las opciones de pase con ventajas creadas, opta por el uno contra uno versus Sucre, por lo cual sus compañeros abren la cancha y le dejan espacios para el ataque, lo que se conoce como un aclarado.

Jugada “D”

Con respecto a la creación de espacios para tiros de tres puntos, la ofensiva de los isleños también encuentran facilidades tácticas. Guaiqueríes es el segundo equipo que más triples intentó (473) y el que más encestó (180) en la fase regular, siendo también el de mejor promedio (29,6 %).

Para la jugada “D”, Casalánguida utiliza como señuelo a Jesús Martínez (JM) para que Fernando Requena (FR) pueda recibir solo y tomar el disparo.

Cabe mencionar que Requena también supo ejecutar el movimiento a la perfección, en tiempo y forma, para no ser detectado por la defensiva de Centauros.

Jugada “E”

En esta situación de ataque, nuevamente Heissler Guillent hunde a su defensor y, además, recibe apoyo de una cortina alta, en este caso, de José Ascanio (JA). 

Acompañando esta acción, Jesús Martínez coloca una segunda cortina inmediatamente después de que Ascanio haga el roll. Ante esto, la defensa de Portuguesa está centrada en contrarrestar el roll de Martínez, olvidando por completo a Ascanio debajo del aro.

Jugada “F”

El playbook margariteño también prevé situaciones de defensa férrea, como la que se presenta en este clip.

Centauros propone una defensa hombre a hombre asfixiante, con cambio en las cortinas. El principal jugador de la ofensiva que buscaba reducir Portuguesa era Guillent. 

Para no verse afectado el sistema de juego, Fernando Requena funge como base armador en esta jugada. Repitiendo secuencias anteriores y al notar que la defensa cambiaba marcas, Jesús Martínez coloca cortina a FR, quedando así con un defensor de baja estatura e iniciando su camino hacia el canasto.

La rotación defensiva de Centauros desatiende por completo el lado débil para mitigar el riesgo de canasto fácil que significaba tener a JM con ventaja física en la pintura.

Al ser habilitado JM es doble marcado y FR ejecuta un corte al canasto. Para este momento, la defensa no se da por enterada de la ubicación de José Ascanio, que corta por debajo del aro y recibe para anotar.

Jugada “G”

En esta última jugada seleccionada, el sistema ofensivo vuelve a proponer la creación de ventajas ofensivas con respecto a sus defensores. 

Guillent es liberado por Francisco Centeno (FC), que es el pívot en esta formación, y se produce el intercambio de marcas favorable a Guaiqueríes.

Centeno se establece en la zona pintada con clara opción de anotación, lo que obliga a la defensa a rotar para cerrar el disparo de FC. Sin embargo, esto genera a tirados perimetrales como Requena, Ascanio, Guillent y Edgar Martínez tiempo y espacio suficiente para tomar tiros cómodos.

FC reversa la pelota y la rotación ofensiva de Margarita explota los espacios, cerrando con triple de Ascanio.

Gerardo Díaz / @gdiaz_33

Fotos: SLB

Botón volver arriba