Kobe Bryant y un lustro del “Mamba out”

13 de abril de 2016, era el día de retiro de una leyenda viviente. Kobe Bryant jugó su último partido como miembro de Los Angeles Lakers y se despidió de la NBA. El escolta fue fiel a su estilo hasta el último segundo.

“Mamba” ingresó al Staples Center con la certeza de dos cosas: su último juego como profesional sería ante Utah Jazz y que el estadio estaría a reventar, a pesar de las nulas posibilidades de clasificación a postemporada del equipo angelino.

Aquella noche no sólo daba lugar al retiro de Bryant, también fue la fecha en la Golden State Warriors alcanzó las 73 victorias en temporada regular, máxima cantidad conseguida en la historia de la NBA, y superar a Chicago Bulls de la campaña 1995 – 1996.

Sin embargo, la imagen de Kobe remontando el encuentro contra Utah en los últimos tres minutos del cotejo quedó como la más importante de ese día y vaya que sí lo merecía.

“Mamba out” con 60 puntos

Kobe Bryant era la atracción del día, la razón para estar en el Staples Center esa noche. Todo se trataba de él, sin importar el resultado final del partido. 

Pero el 24 no lo tomó como un juego de retiro, más bien lo disputó como si de ese encuentro dependiera la clasificación de su equipo, dejándolo todo en cancha con 38 años y sin descansar en toda la segunda mitad.

Bryant inició el partido anotando 15 puntos en el primer cuarto. Una declaración muy exacta de sus intenciones, ganar. 

No obstante, lo mejor de la “Mamba” llegó en el último cuarto, específicamente en los últimos tres minutos. En este lapso de tiempo, encestó 15 puntos mientras demostraba todo su repertorio, bandeja a media vuelta, tiro en suspensión, triple con marca encima, su alta efectividad en tiros libres y su habilidad para escurrirse entre la defensa.

Barrilete cósmico en el baloncesto

La narración en español de Álvaro Martín le da un toque aún más especial como si a esta historia le faltara. Haciendo un símil, es como la narración de Víctor Hugo Morales sobre el gol de Diego Armando Maradona a la selección de Inglaterra, en el Mundial de Fútbol México 1986.

En esos últimos doce minutos, Bryant anotó 23 puntos, con ocho tiros de cancha encestados sobre 16 intentos, tres triples y cuatro tiros libres. Además, repartió tres asistencias, a pesar de que el público le pedía que no pasara la pelota

De esta manera, la voz de Martín y la soberbia actuación de Kobe cerraban una espectacular noche en la ciudad de las estrellas, aunque la más importante ponía fin a su carrera. 

Discurso al estilo Kobe Bryant

Luego de semejante actuación dentro de las cuatro rayas, la palabra de Bryant era la más esperada por fanáticos y público que vio el encuentro por televisión. Y Kobe no faltó a esa cita.

Le bastaron dos minutos y cuarenta y tres segundos de discurso para emocionar a todos, para agradecer a sus compañeros, rivales, entrenadores, personal del equipo y, por supuesto, a su familia.

No puedo creer lo rápido que han pasado estos 20 años. Es una locura, una absoluta locura”, comentó al iniciar su discurso.

Mamba se refirió al amor que tenía por la franquicia de la cual es aficionado desde niño y para la que jugó 20 años, manifestando estar más orgulloso de los años malos que de los campeonatos.

“Crecí siendo un gran aficionado de los Lakers, sabía todo de todos los jugadores que habían jugado aquí, así que salir elegido en el draft por ellos y pasar 20 años aquí… No puedes escribir nada mejor que eso. Estoy más orgulloso de los años malos que de los campeonatos”.

Antes de finalizar, Kobe agradeció a sus hijas, pero, sobre todo, a su esposa Vanessa, por el sacrificio que tuvo al cuidar de la familia mientras él estaba en el gimnasio preparándose para un juego. 

Gerardo Díaz / @gdiaz_33

Foto: Getty Images

Botón volver arriba