Francia se llevó el bronce

En el partido que nadie quiere jugar, la Selección de Francia se llevó la medalla de bronce, la segunda de su historia en los Mundiales tras la lograda en España 2014, después de imponerse por 67-59 a Australia. Los galos llegaron a ir perdiendo por 15 puntos en el tercer cuarto, pero supieron darle la vuelta a la situación con la estelar actuación de Nando De Colo, máximo anotador con 19 tantos.

Y eso que al inicio del encuentro fueron los australianos los que marcaron el ritmo en un partido muy trabado en el que ellos se movían como pez en el agua. La dureza defensiva de los ‘Boomers’ empezó a desquiciar a Francia con hasta cuatro faltas en ataque en el primer periodo. En ataque, Patty Mills establecía las primeras diferencias a favor de Australia (8-16, min. 9). Además, Rudy Gobert, uno de los referentes franceses, acabó con dos faltas y una técnica.

En el segundo periodo, la situación era similar. Joe Ingles recogió el testigo de Mills en ataque y en defensa Matthew Dellavedova anulaba por completo a Evan Fournier dejando a Francia en sólo 21 puntos al descanso (21-30, min. 20).

FIBA

Australia sacó 15 pero Le Bleu reaccionó

La reanudación no invitaba a soñar con una reacción y Australia estiró su ventaja hasta los 15 puntos (23-38, min. 23), pero a partir de ese momento llegó la remontada. Un parcial de 17-6 situó a los galos muy cerca en el marcador (42-44, min. 29) con un gran De Colo. El escolta del Fenerbahce lideró al equipo en el aspecto ofensivo, pero también hay que destacar el trabajo de Nicolas Batum y de actores secundarios como Vincent Poirier y Andrew Albicy, clave con dos triples cruciales.

En el último periodo se cambiaron las tornas y los desquiciados empezaron a ser los australianos que perdieron varios balones consecutivos y que no acertaron en sus últimas acciones. Tras lo ocurrido en los Juegos Olímpicos de Río contra España, Australia se vuelve a quedar a las puertas de una medalla.

Texto: William Muvdi

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar